Rotura de meniscos

Leer más acerca de cómo la app de Exakt Health puede ayudar a optimizar tu recuperación.

Plan de tratamiento para la lesión de de menisco

Ya sabemos que recuperarse de la rotura de meniscos puede ser muy frustrante, especialmente si no puedes acceder a una guía de tratamiento de calidad inmediatamente. Sí, puedes encontrar ejercicios en Google, pero ¿cuántas repeticiones deberías hacer o cómo saber si son los más adecuados para ti? O ¿cuándo podrás practicar tu deporte favorito nuevamente?

La app de Exakt Health responde a todas estas preguntas.

La app de Exakt Health:

  • te guía de forma segura desde el momento de la lesión inicial hasta que vuelvas de pleno a practicar deporte.
  • Te ofrece pruebas basadas en programas de ejercicios con una guía detallada que contiene el número de repeticiones y de series, así como la frecuencia.
  • Adapta el programa a tus comentarios y a tus necesidades concretas.
  • Implementa un programa para caminar y correr para que puedas volver a correr de manera seguro.
  • Te proporciona un programa de mantenimiento para prevenir que las lesiones vuelvan a aparecer.
El plan de tratamiento para la rotura de meniscos de la app de Exakt Health te proporciona ejercicios diarios y asesoramiento sobre que te ayudarán para que te recuperes más rápido.
La presentación de este plan de tratamiento te ayuda a entender la rotura de meniscos.

La App te da información acerca de tu lesión.

Entender las causas de tu rotura de meniscos, cómo se cura y cuándo debes ver a tu médico/a te ayudará a planear mejor la recuperación y a evitar que vuelvas a lesionarte.

La rodilla tiene dos meniscos: el menisco medial (parte interna de la rodilla) y el menisco lateral (parte exterior de la rodilla). Estos discos de cartílago en forma de «C» ayudan a amortiguar el golpe y protegen la articulación de la rodilla cuando caminas o corres. También aumentan la congruencia de la superficie de las articulaciones para que los huesos se asienten mejor uno encima del otro.
Las roturas de meniscos generalmente suceden cuando haces algún movimiento de rotación con el pie plantado o cuando estás haciendo una sentadilla profunda. Puede ser, incluso, un giro imperceptible al tropezar mientras corres o caminas. El menisco medial es definitivamente el más propenso a lesionarse.
Los síntomas que puedes experimentar varían muchísimo según la gravedad de la lesión.
Si la lesión es leve:
  • quizás ni siquiera te des cuenta de que te has lesionado. Por ejemplo, quizás te has tropezado y sentiste una punzada, pero eso es todo. En el transcurso del día podrás notar que tu rodilla está un poco inflamada y dolorida.
  • Es posible que no haya mucha inflamación y solo percibas un poco de hinchazón o un poco de molestia en la articulación.
  • Generalmente, el rango de movimiento casi no se ve afectado. Solo sientes dolor en los últimos 10 o 20 grados al doblar o estirar la rodilla por completo.
  • Puedes sentir dolor al girar las piernas con los pies plantados.
  • Comúnmente puedes caminar de forma normal, pero es probable que sientas dolor si caminas en superficies desniveladas.
  • Puedes sentir dolor al arrodillarte.
En el caso de lesiones graves:
  • probablemente sientas mucho dolor y tengas que suspender la actividad y descansar.
  • Tu rodilla se inflamará mucho.
  • El rango de movimiento será muy limitado, y no podrás ni estirar ni doblar la rodilla por completo.
  • Poner peso en la rodilla al caminar te será difícil y te dolerá.
  • Puedes sentir un crujido dentro de la articulación y quizás la rodilla se trabe.
Las lesiones que van de leves a moderadas se pueden tratar en casa utilizando un plan de tratamiento conservador basado en ejercicios, como se describe en la aplicación.
Deberías considerar ir a que un/a médico/a te examine la lesión si tienes dudas acerca de tu lesión y, en especial, si:
  • tu rodilla se siente inestable o cede cuando te quedas de pie o caminas. Esto puede indicar una lesión en ligamentos importantes de tu rodilla y es importante que le echen un vistazo.
  • La rodilla se atasca a veces. Esto puede indicar que hay una rotura en asa de cubo y que necesitas cirugía.
  • No puedes estirar la rodilla tras 3 o 4 semanas de hacer ejercicios leves.
  • Hay mucha inflamación y hematomas, y tu rango de movilidad es muy limitado.
  • alguna parte de tu pierna (muslos, pantorrilla o pie) está muy hinchada, roja, caliente al tacto o palpitante. Esto puede indicar que tienes un coágulo de sangre, y tu médico/a debería verlo lo antes posible.
  • El dolor te deja en vela o te perturba el sueño por las noches.
  • tienes una sensación de hormigueo o de cosquilleo en la pierna, Esto indica que también te has lesionado un nervio y que nuestro plan de tratamiento tal vez no sea el adecuado para ti.
  • notas que tus síntomas están empeorando.
  • sientes que tu lesión no está mejorando dentro de lo previsto.
Hay dos razones principales por las que puedes romperte los meniscos:
  • un traumatismo. Un movimiento repentino y fuerte que generalmente implica la rotación de la rodilla. Por ejemplo, en el caso de quienes juegan al fútbol, cuando tienen el pie apoyado en el suelo y se dan vuelta o cuando se tropiezan al correr.
  • El desgaste de los meniscos. Con la edad, los meniscos se vuelven más débiles y pueden desgarrarse inesperadamente al realizar actividades muy simples, como ponerse de cuclillas o caminar cuesta arriba en una colina.

Opciones de tratamiento

Las lesiones que van de leves a moderadas se pueden tratar en casa utilizando un plan de tratamiento conservador que consiste en lo siguiente:
  • primero, deja que la lesión se asiente siguiendo el régimen PRICE.
  • Luego, realiza ejercicios para activar el músculo que solo impliquen un rango de movimiento limitado.
  • A medida que te recuperes, ve fortaleciendo poco a poco los músculos que controlan la rodilla para ayudar a que las articulaciones se estabilicen.
  • Realiza ejercicios para ejercitar el torso y los músculos de la cadera, para el equilibrio y para la propiocepción a los fines de mejorar el control general de la pierna y de disminuir la carga sobre la rodilla.
  • Cuando tengas más fuerza y control ya puedes empezar a practicar deportes poco a poco.
Nuestro programa de tratamiento te guiará a lo largo de este proceso. Los plazos estimados de recuperación son los siguientes:
  • Lesiones de meniscos leves: entre 4 y 6 semanas.
  • Lesiones de meniscos moderadas: entre 6 y 12 semanas.
  • Lesiones más graves en los meniscos que no requieren cirugía: entre 12 y 24 semanas.

¿Cómo se puede prevenir?

  • Realiza entrenamiento de fuerza dos veces por semana.
  • Incluye ejercicios para el equilibrio, ya que así tendrás más control sobre la pierna y reducirás las probabilidades de realizar movimientos incómodos que puedan desgarrar tu rodilla.

El plan de tratamiento para la rotura de meniscos consiste en 6 fases:

para que puedas recuperar la fuerza total, la intensidad de tus entrenamientos ha de aumentar a medida que tu lesión se va recuperando. La app garantiza que vayas progresando en el momento indicado, y lo hace marcándote objetivos detallados en cada fase.

Permite que tu lesión se calme y recupere poco a poco el rango de movimiento en tu rodilla. Evita caminar distancias largas, hacer sentadillas profundas y arrodillarte, así como saltar, correr y girar con los pies quietos. Como te sugerimos, puedes hacer ejercicios suaves para mantener tanta fuerza en los músculos de apoyo como sea posible.

La lesión aguda está comenzando a asentarse. Por ello, ya puedes empezar con ejercicios suaves para mejorar la fuerza y el control en el torso, las piernas y la rodilla. Intenta limitar tus caminatas a lo que puedas hacer sin dolor y evita las sentadillas profundas/arrodillarte, girar, saltar y correr. Puedes pasar a la fase siguiente cuando seas capaz de caminar a ritmo lento durante 30 minutos y puedas hacer los entrenamientos de fuerza indicados sin que el dolor aumente.

En esta fase ganarás la fuerza y el control que necesitas para volver a hacer carreras cortas de forma segura. Recuerda evitar las sentadillas profundas, arrodillarte, saltar y correr. Puedes pasar a la fase siguiente cuando seas capaz de caminar a ritmo rápido durante 30 minutos y hacer los entrenamientos de fuerza indicados sin que el dolor empeore.

Ya estás listo/a para iniciar el programa para volver a correr. La intensidad de tus entrenamientos de fuerza aumentará, pero la frecuencia será menor a medida que el volumen de tus carreras aumente con el objetivo de que haya una recuperación suficiente. Evita las carreras de alta intensidad, como las de velocidad o las sesiones sobre colinas. Puedes pasar a la fase siguiente cuando seas capaz de trotar durante 20 minutos a un ritmo lento y completes tus entrenamientos de fuerza sin que tus síntomas empeoren.

Ahora, el objetivo es que recuperes la resistencia que tenías previamente para correr. Los entrenamientos de fuerza te ayudarán a mantener la fuerza que ya has ganado en las etapas anteriores. Evita correr en superficies desniveladas o hacer carreras de alta intensidad, como las carreras continuas, las de velocidad o las sesiones sobre colinas. Puedes pasar a la fase siguiente cuando seas capaz de correr las distancias semanales normales a un ritmo regular y sencillo sin sentir dolor.

Ya puedes empezar a entrenar con mayor velocidad e intensidad. Debes continuar con la rutina de fuerza semanal que te ayuda a correr y a reducir el riesgo de volver a lesionarte.

El plan de tratamiento para la rotura de meniscos consiste en 6 fases, y la intensidad de los entrenamientos aumenta a medida que vas ganando fuerza.
The Exakt Health app is a sports injury app that provides exercise based treatment plans for the most common running injuries.

Para una recuperación rápida, empieza ya.

Descárgate la App ahora mismo y empieza tu proceso de recuperación con un plan de tratamiento personalizado. Planes de tratamiento adaptados a tus necesidades.

Lee más acerca de la rotura de meniscos